Intentan procesar a Tony Blair por la guerra de Irak

Como todo en Reino Unido, la época imperial y el siglo XIX todavía rezuma en el quehacer político actual. Un grupo de diputados británicos, encabezado por el escocés Alex Salmond, encargado de Asuntos Exteriores del Partido Nacional Escocés (SNP), intentará procesar al ex primer ministro, Tony Blair, por engañar o desinformar al Parlamento acerca de la guerra de Irak. Para ello van a utilizar una antigua ley que se aplicó por última vez en el año 1806 contra un ministro conservador por haberse apropiado de fondos públicos.

220px-world_economic_forum_annual_meeting_2009_-_tony_blair

El intento de juzgar y, si cabe, encarcelar, a Blair -en la presidencia del Gobierno de 1997 a 2007- a través de una ley casi obsoleta parece abocado al fracaso, pero, al menos, quedará constancia de las irregularidades del ex primer ministro para convencer al país de que había que entrar en guerra, junto a EEUU y España, contra el dictador iraquí Sadam Hussein. El motivo de las armas de destrucción masiva que podía guardar y potencialmente utilizar Hussein fue tema de otra investigación, conducida y concluida por Robin Butler.

El ruido de sables parlamentarios contra Blair se produce la víspera de la publicación del informe Chilcot, resultado de una investigación ordenada por el sucesor de Blair, Gordon Brown, en 2009. El objetivo de esta investigación es “conocer la forma en la que se tomaron las decisiones y las acciones consecuentes”. Otro de los objetivos marcados por Gordon Brown a Chilcot fue el de “aprender lecciones para el futuro“. Para ello, John Chilcot ha llamado a capítulo a Tony Blair, Jack Straw, ministro de Exteriores de aquel momento, los servicios de inteligencia y muchas otras personas que han pasado ante el panel presidido por Chilcot, quien ha recordado que su investigación “no es un juicio criminal ni enjuiciará la legalidad de la acción militar”. “El juzgado de la opinión pública me es ajeno”, ha comentado John Chilcot, que publicará el día 6 de julio el resultado de su investigación en un informe de 2,6 millones de palabras.

Las razones que sustentarán la acusación parlamentaria contra Blair para su posible, aunque poco probable, juicio son las informaciones erróneas, o verdades a medias, que adujo el entonces primer ministro al Parlamento para justificar la intervención militar. La muerte de los 179 iniciales soldados británicos así como la de los primeros 150.000 o 160.000 iraquíes irán también incluidas en el memorial de agravios contra Blair.

A la espera de la publicación del informe Chilcot, Blair ha dicho que ansía conocer su contenido “para que podamos debatirlo públicamente”. De momento, Butler, que investigó el tema de las armas de destrucción masiva, ha tirado un capote al ruedo de Blair. En declaraciones a la BBC, Butler ha dicho lo siguiente: “Tony Blair no mintió sobre las armas de destrucción masiva, pero sí exageró la información de los servicios de inteligencia. La mayoría de servicios de inteligencia del mundo creían que Saddam Hussein disponía de dichas armas, sin embargo, las pruebas que se tenían de los arsenales eran esporádicas y fragmentadas”.

Hay incoherencia, pero no mentira, en la posición de Blair“, ha añadido Butler, el cual ha recordado que ni políticos conservadores ni laboristas estuvieron dispuestos a acusar a Blair de haber mentido en la investigación sobre las armas de destrucción masiva.

Vía: elmundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s